26 de Agosto del 2017  

SLP LLEGA INVICTO A LA FINAL DE FUTBOL 5 CIEGOS EN LA PARALIMPIADA

Instituto Potosino del Deporte de San Luis Potosí

San Luis Potosí, SLP a 26 de Agosto del 2017


• San Luis Potosí venció en un emocionante encuentro de semifinales a Coahuila, por marcador de 6 goles a 1.
• Se medirán este domingo ante su similar de Puebla, en el Campo de futbol de la Unidad Deportiva Morelos.

En un emocionante encuentro desarrollado en el campo de futbol de la Unidad Deportiva Morelos, la selección potosina de futbol 5 de ciegos y débiles visuales, logró su pase a la final con una destacable racha invicta, para pelear por la medalla de oro en la categoría juvenil menor varonil, de la Paralimpiada Nacional 2017, que se realiza en el estado de Colima.

El equipo potosino venció en la antesala de la final al estado de Coahuila, por marcador de seis goles por uno, con una destacada participación de Tadeo Daniel Viera Ruiz, quien realizó las seis anotaciones en este partido y quien suma de manera individual 20 goles en esta competencia.

El equipo avanzaba sin problemas en la primera mitad del encuentro y fue en el segundo tiempo cuando los Coahuilenses aprovecharon el descuido de los potosinos para marcar su único tanto en el partido.

San Luis Potosí llega a la final invicto y encabezando el grupo B, derrotando a la Ciudad de México, a Nuevo León y a Coahuila en esta semifinal.

Este domingo a mediodía, San Luis Potosí se medirá ante un poderoso rival como lo es Puebla, quienes llegaron a la final venciendo al estado de Nuevo León; los potosinos buscarán brillar en el podio de ganadores de la Paralimpiada Nacional.

La selección de San Luis Potosí está integrada por: Jonathan Agustín López Hernández, (portero) Tadeo Daniel Viera Ruiz (Capitán), Juan Ramón Bahena de la Torre, Jair Isaac Saucedo Hernández, Omar García Trujillo y Luis Daniel Velázquez Castillo, dirigidos por Emmanuel Medina.

Por Coahuila, Juan Rentería, Jesús Puentes, Gerardo Sotelo, Jesús Mendoza, Gustavo Rangel, Jorge Cárdenas, dirigidos por Guillermo Ibáñez.

   
   
   

Subir